El valor de las actividades de ocio para la rehabilitación personal, y social, de personas con discapacidad intelectual.

Mariano Santiago Camazón, Responsable Centro de Día de la Residencia para personas con Discapacidad Intelectual, de Hermanas Hospitalarias, ubicada en Arroyomolinos, participa en el Congreso de Inclusión Social que Hermanas Hospitalarias y la Orden de San Juan de Dios celebraron, en Viena, los días 15 y 16 de junio.

Durante este evento internacional, nuestro representante presentó un vídeo donde se ponía de manifiesto el valor de las actividades de ocio para la rehabilitación personal, y social, de las personas con discapacidad intelectual.

Para tener un mayor conocimiento sobre el tema, Mariano nos explica porque el tiempo libre no debe estar relacionado con pasividad.

Cuando hablamos de Ocio, este está relacionado con “Tiempo Libre”. Tiempo disponible que no utilizamos para trabajar, comer o dormir y que está a nuestra disposición para poderlo utilizar adecuadamente o malgastar.

Lo más importante es tener en cuenta que el ocio no es “no hacer nada”, sino un instrumento para el enriquecimiento del desarrollo personal. Lo ideal es que lleguemos a verlo como algo incompatible con la pasividad.

La gestión del ocio, para personas con necesidades de apoyo.

En la residencia, apostamos por la creatividad para abordar estos tiempos, lo que en los residentes se traduce, en muchos momentos, en alteraciones, agresiones o agrupaciones masivas que desembocan a la pasividad.

A los residentes les sobra el tiempo, sobre todo los fines de semana y festivos. Este tiempo libre que se convierte, en la mayoría de los casos, en pasividad; ya sea por no saber utilizarlo, por la imposibilidad de desplazarse por sí mismos, o por no tener ofertas adecuadas de ocio, dentro o fuera de la residencia.

Por ello, en nuestra mano, como profesionales, está que el acceso al ocio de las personas con necesidades de apoyo, siga avanzando. En nuestra sociedad esto es un derecho, como así se indica en el artículo 43, punto 3, de la Constitución Española. En el cual se insta a los Poderes Públicos a facilitar la adecuada utilización del ocio.

La importancia de favorecer la interacción e integración en la Comunidad

En la residencia de Hermanas Hospitalarias, ubicada en Arroyomolinos, trabajamos con un objetivo claro, teniendo en cuenta que tratamos con personas con problemas conductuales y desajustes emocionales:

“Apoyar a cada residente a organizar y ocupar su ocio de un modo significativo y relevante, fomentando y apoyando su inclusión en actividades normalizadas que favorezcan su interacción e integración en la Comunidad”.

Por ello, estimulamos la actividad de los residentes durante el periodo de descanso; proporcionándoles estrategias para el aprovechamiento de su ocio y tiempo libre; así como el aprendizaje cooperativo, las relaciones sociales y el desarrollo de valores positivos. También tratamos de potencias su capacidad de toma de decisiones, según sus intereses y alternativas que se planteen.

La figura del Integrador Social

La figura del Integrador Social es imprescindible en nuestra residencia para abarcar ésta temática. Es un apoyo clave para poder gestionar toda la actividad lúdica, ya que se convierten en personal estimulador, regulador y orientador en la resolución de conflictos.

La estructura de nuestra organización, en la residencia, se puede resumir de la siguiente manera:

  • Centro de Día: organización de actividades relacionadas con las actividades y talleres.
  • Residencia por las tardes: programación semanal de actividades propuestas por los residentes.
  • Residencia fines de semana: planificación de salidas y actividades relacionadas con las inquietudes que manifiestan los residentes en las asambleas o personalmente al profesional. Las más relevantes son: salidas “Conoce tu entorno”, senderismo, taller “LimpiaMenni” (mantener limpias zonas exteriores definidas), cine, bolos, golf, teatro, espectáculos, parques temáticos…

Nuestra experiencia

En Arroyomolinos la integración en la Comunidad es muy novedosa y lenta, la población es joven y, en general, tiene bastante desconocimiento sobre nuestro sector. Gracias a la relación con el Ayuntamiento y las Fuerzas del Estado (Guardia Civil y Policía Local) estamos experimentando una “nueva convivencia”, integrándonos cada vez más a través de actividades culturales, sociales y deportivas, programadas por las Concejalías.

Ayúdanos y comparte esta página