Estimulación Neurosensorial o Snoezelen, para personas con demencia y trastorno de conducta asociado

La estimulación multisensorial (EM) o Snoezelen se engloba dentro de las terapias no farmacológicas más utilizadas en personas con demencia y trastorno de conducta asociado, aunque no es exclusiva de estos, utilizándose en otros grupos etarios y con distintas patologías.

Es una terapia que permite el desarrollo de funciones cognitivas, emocionales, motoras y psicosociales, con beneficios en distintos ámbitos como son la comunicación, la actividad física y la expresión emocional. Favorece la percepción de sensaciones y el aprendizaje, promueve la interacción con el entorno, toma de conciencia de sensaciones y percepciones, facilita la comunicación, proporciona sensación de bienestar, incrementa el tiempo de atención y concentración, disminuye la apatía, la agresividad y las conductas disruptivas.

Algunos autores definen esta terapia como un despertar sensorial, que favorece la comprensión a través de estímulos y actividades significativas, y partiendo siempre de las necesidades básicas de la persona, así como de su desarrollo real.

La EM fue desarrollada a finales de los setenta por Ad Verheul y Jan Hulsegge, en personas con discapacidad, descubriendo los múltiples beneficios que obtenían las personas cuando se les exponía a estímulos sensoriales de forma recurrente y en un espacio destinado para ello. La expresión snoezelen, un término formado a partir de dos vocablos neerlandeses –snuffelen y doezelen–, que significan “impregnarse de sensaciones” y “relajarse” o “dormitar”.

Los sentidos permiten percibir el entorno y a nosotros mismos, comunicarnos y recibir información. Además, activan el cerebro y lo fortalecen generando aprendizaje y conocimientos. La vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto son sentidos; también lo son el sentido del equilibrio, la percepción del calor, la percepción de las diversas partes de nuestro cuerpo o el sentido del dolor. Los sistemas sensoriales pueden ayudarnos a conectar con la realidad, siendo a esto a lo que se denomina estimulación sensorial, estimulación multisensorial o Snoezelen, y pretende estimular los sentidos de la persona.

Esta terapia puede desarrollarse tanto en salas Snoezelen, como en espacios convencionales con carros de estimulación multisensorial. Las salas multisensoriales se acondicionan con el objetivo de promover la experiencia sensorial, de buscar la satisfacción, el bienestar y el descanso. En ellas, se realizan sesiones de entre 30 y 40 minutos de manera individual o en grupos pequeños.

Además, el espacio se encuentra equipado con distintos objetos e implementos para trabajar las áreas de estimulación neurosensorial.  Se utilizan los distintos sentidos, el sistema auditivo mediante sonidos, el gustativo con alimentos dulces y salados, el olfativo mediante aromaterapia, el visual mediante luces, imágenes y colores, el tacto mediante distintos materiales que ofrecen distintas texturas y el vestibular mediante el movimiento.

Artículo de la Dra. Carmen Feliz Muñoz, Medico Geriatra, Directora de la Residencia de Psicogeriatría del Complejo Asistencial Benito Menni

Leer artículo completo aquí: https://goo.su/V5hgI

Ayúdanos y comparte esta página